Llibre de Sent Sovi,

el primer recetario medieval

de cocina española.

En este manuscrito aparece una receta que se asemeja al Arroz con Costra, pero habrá que esperar ciento sesenta años más, para que Ruperto de Nola publique el Llibre de Coche, donde se habla de un arroz que se le echa huevo y se le pone fuego por encima.

Otra receta muy parecida al Arroz con Costra aparece en el Llibre de Sent Sovi de 1324, de autor anónimo, aunque se cree que pudo ser documentado por un fraile.  El ejemplar está escrito en catalán y es considerado por los entendidos, como el primer libro de recetas de cocina medieval, aunque en El Libro de buen amor (1330 y 1343), también llamado libro de Arcipreste o libro de los cantares, aparecen algunas recetas, pero no es un ejemplar puramente de cocina.

El manuscrito consta de un índice y una introducción, además de poseer doscientas veinte recetas ordenadas. Sus recetas o productos que aparecen en las composiciones gastronómicas son muy variados. Sabores de la Roma antigua; basada a su vez en la de la antigua Grecia y otros aportados por la cultura árabe y judía tan implantada en nuestra zona, entre esos productos se pueden mencionar el azúcar, el arroz, la canela, el azafrán, la berenjena, la alcachofa, el espárrago, etc. Las recetas son platos elaborados, guisos o salsas y deja ver alguna de las bases de la actual cocina catalana, valenciana o balear. También son elaboraciones están solamente al alcance de las mesas más pudientes de la época, es decir reyes y nobles.

Entre las recetas destacan las carnes, el pescado y las verduras. Otros ingredientes estrella eran la carne de cerdo y de cabrito, la merluza, la lechuga, los guisantes, etc. Solamente utiliza productos mediterráneos; Solo las especias (excepto finas hierbas y azafrán) eran importadas.

Este recetario es considerado el primer escrito de la historia de la cocina, no alcanzó la popularidad del Llibre de Coch de Ruperto de Nola, ya que nunca fue impreso.

CURIOSIDADES

Del manuscrito del Sent Soví se conservan dos ejemplares: uno en la Biblioteca de Va­lencia y otro en la Biblioteca Universitaria de Barcelona.

Bibliografía

Para saber más