Fiestas Populares de Elche

ROMERÍA, COCA CON SARDINAS Y TRADICIÓN

La Boutique del Pan, elabora la Coca con Sardina de la manera tradicional, la de toda la vida.
Ver reportaje

En el número 10 de la revista Setiet del Museo Pusol, podemos leer un artículo llamado «San Antoni» de Vicente Miguel Díaz, donde escribe los testimonios de Manuela Vicente Soler. Ver artículo.

Texto extraído de Tomás Alarcón

La fiesta y Romería de San Antón (San Antonio Abad o Sant Antoni del Porquet) es una de las más populares y antigua de la ciudad de Elche. Su devoción está muy vinculada a la ciudad a través de los siglos y por muy variados motivos en distintas épocas. Desde patrono- protector de los animales domésticos y ganado, protector contra la Peste, Fuego de San Antón y otras enfermedades durante la edad media con la posición estratégica, creencias de le época, de su ermita (desde s.XV) antes de la entrada a la ciudad en el antiguo Camino Real de Alicante, pasando por la industria alpargatera y del cáñamo que dió origen a la actual industria del calzado. Actualmente, es patrón del barrio que lleva su nombre y de la demarcación parroquial de la que es titular.

Una fiesta de un barrio entrañable, que forma parte de la cultura y las tradiciones de los ilicitanos.

Historia de la Romería (Siglos XV – XVII)

Durante estos siglos poco se sabe de las celebraciones en torno a San Antón/ San Antonio Abad. En la ermita se oficiaba misa durante todo el año a la que asistían vecinos de los campos de alrededor. Tuvo diversas funciones y regida por distintas órdenes religiosas y sacerdotes diócesanos.

Restauración (Siglo XIX)

La Romería que actualmente conocemos tuvo su resurgimiento después de años que la ermita quedó inutilizable (de 1834 a 1864) por unos aguaceros y el paso del tiempo en 1862 se pide al concejo por voto popular y del antiguo Gremio de Alpargateros y sus similares la reedificación de la ermita y la restauración de su Romería. El 16 de enero de 1864 se bendecía la actual ermita siendo presidente del Gremio D.Antonio Bordonado Giner. La imagen del Santo es trasladada a su ermita donde se celebra Misa y las gentes se reparten entre los huertos de palmeras y bancales aledaños para almorzar, los trabajadores de la industria alpargatera eran invitados por sus patronos al tipico almuerzo de coca en sardina, habas, ajos tiernos, vino… para después de retomar fuerzas y pasar un día de fraternidad y familiar regresar con la imagen del santo. El «Porrate» de San Antón, que durante esos 30 años que la ermita estuvo «derruida» se había estado celebrando en los alrededores del Convento franciscano de San José, volvió a su lugar; no solo restaurándose la tradición, sino acrecentándola.

Llorente describe en su manuscrito la celebración de San Antón a finales del siglo XIX:

“El clero de Sta. María acostumbraba todos los años, la víspera del día del Santo, a dirigirse a la ermita, y cantaba solemnes vísperas y en el día siguiente celebraba misa y sermón, por cuya razón se les abonaba a los clérigos la porción de un real corriente en cada uno de dichos días. A este efecto, salía por la mañana el gremio de alpargateros y rastrilladores y llevaban a San Antonio en procesión con música y dulzaina. Se celebraban dos abundantes “porrats”, a saber: uno en el día del Santo y otro en el domingo inmediato, a los cuales concurría lo más escogido del pueblo, infinitos labradores y gentes de todas clases con carruajes, caballos ricamente enjaezados, y muchos lo hacían a pie por vía de paseo. Algunos años se disparaba un castillo de fuegos o girándula, que servía de mayor estímulo a las gentes para su concurrencia…”

Primera mitad del Siglo XX

A principios del S.XX vemos en diversos programas de fiestas como discurrían los actos en su honor:

Sabemos que la imagen del Santo Patrono de la Industria era custodiado y venerado durante el año en la «Fabriqueta», normalmente del que ostentaba el cargo de presidente del antiguo gremio. La víspera se limpiaba y arreglaba un lugar en el taller en el que se exponía la imagen del Santo, que era visitado y se encendía cera y llevaban flores con las que adornaban el altar creado y las andas para la procesión-romería. Sobre las 9 de la noche se ofrecía serenata al Santo que finalizaba con una tradicional «bombá». También se organizaba algún acto lúdico-deportivo como carrera de bicicleta, juegos tradicionales. El día de la festividad 17 de enero despertaba con una «Diana» que partía de la «casa del Santo» por la barriada y centro ( estos años la casa del santo se encontraba por los alrededores de la Parroquia Salvador). A las 8 de la mañana partía en procesión la imagen del Santo hacia el ayuntamiento donde era recibido por las autoridades civiles a la que se añadían también las religiosas y se dirigían hacia la ermita de San Antón. Una vez fuera de la ciudad, la procesión se transformaba en romería. Una vez devolvía la imagen del Santo dentro de su ermita se celebraba la misa y bendición de animales.

Tras esta, el tradicional almuerzo que los patronos ofrecían a sus trabajadores: coca en sardina, ajos tiernos, habas, vino… Los vecinos que acompañaban la romería y se sumaban a la celebración buscaban sitio entre los huertos de palmeras y bancales donde almorzaban y compartían risas, chascarrillos y juegos tradicionales. Tras este se realizaba el retorno y tras volver a dejar el santo en su altar de la fabrica que podía seguir siendo visitad y durante la tarde se ofrecía en la Glorieta concierto- baile con la banda contratada para ello. Sobre las 22 horas se disparaba artefactos pirotécnicos que daban fin a los festejos por parte del Antiguo Gremio de Alpargateros. San Antón marcaba también en estos años el inicio de carnaval, de ahí que fuese tradición también de estas décadas «les carasses» que también podían comprarse en el porrate, así también, como la compra de turrones y realizar la típica ”Pesada de la novia”: esta consistía en recoger en un pañuelo tanta cantidad de turrones variados como peso tuviese la novia. Se creaban grupos donde grandes y pequeños, chicos y chicas, jugaban a los populares juegos: El Bouet, el gat y la gata, el corro…

A mediados del siglo XX con el crecimiento de la industria del calzado y la decadencia y práctica desaparición de la de la alpargata, la organización de la Romería y fiestas de San Antón, necesita relevo.

Los patronos ofrecían a sus trabajadores el tradicional almuerzo de coca en sardina, ajos tiernos, habas, vino…

Sobre los años 50 del siglo XX, Elche creció mucho debido a la evolución y gran crecimiento de la Industria del Calzado. Comenzó la edificación próximo a la tradicional ermita de San Antón de un barrio que «bautizaron» con el nombre del Santo. Fue poblado con gentes venidos de distintos puntos de España que venían a trabajar en la prominente industria del calzado. En cambio la Industria de la alpargata ( calzado más humilde) fue perdiendo trabajadores que se habían reconvertido al calzado y estaba al borde de desaparición. En 1966, con un barrio de San Antón poblado y con su recién creada parroquia, la Romería de San Antón volvió a tomar impulso con aires nuevos. La nueva barriada y parroquia daban más vida a las decadentes fiestas que se celebraron años anteriores. Las fiestas de 1966 fueron organizadas conjuntamente entre aquellos hombres que recordaban y mantenían vivo el espíritu de aquel antiguo gremio de alpargateros y similares y la reciente Comunidad Parroquial de San Antón

Coca en sardina, ajos tiernos, habas, vino…

En Elche y en sus pedanías, la Coca se come en cualquier ocasión, ya que es un producto típico de nuestra gastronomía, pero tiene una especial relevancia cuando llegan las fiestas de San Antón y San Crispín (patrón de los zapateros). Hay muchas variedades como la coca amb tonyina (coca con atún), con sardina, coca de verduras, de pebrera i tomaca (pimiento y tomate) entre otras. Por lo general, durante estas fiestas de la ciudad, la Coca se acompaña de habas, ajos tiernos y un buen vino de Matola.

Relevo de las fiestas por la Comunidad Parroquial y Barriada de San Antón.

En noviembre de 1.971 cuando la imagen y las fiestas de San Antonio Abad fueron asumidas totalmente por la parroquia y su comisión parroquial de festejos con el fin de mantener viva una tradición centenaria del pueblo de Elche. Así es recordado este momento por el párroco y la comisión parroquial de fiestas de entonces, en el pregón que aparece en el programa de 1.989:

“… Hay una fecha a grabar en la mente: noviembre de 1.971. Ostentaba entonces de de Fiestas del Bº, Simeón Verdú; era Párroco, el recién llegado D. José Juan y Peiró, que lo sigue siendo en la actualidad. Ambos reciben la proposición de acoger y custodiar venerada de San Antón, de manos de quienes aún mantenían el recuerdo y grato sabor del antiguo Gremio de Alpargateros; y que veían en nosotros la posibilidad de la continuidad de una Tradición, que cada día se mantenía con mayores dificultades.

Desde esa fecha, noviembre de 1.971, que lleva su nombre y que carecía de de su Santo Titular, la recibe como propia, la venera y la festeja.

Esto pudo, en su día, parecer un acaparamiento; un desligar o romper con una Tradición; olvidar un pasado y crear un presente. Nada más lejos de la realidad. Recibimos a San Antón con todo el peso y volumen de una Tradición Ilicitana, que nos habla de Fe y que ahonda en las raíces de un Pueblo trabajador, imaginativo y emprendedor, como es de Elche.”

La Fiesta en la actualidad

La celebración de las Fiestas y Romería de San Antón, sigue siendo en Elche un referente del calendario festivo y una cita ineludible para todo ilicitano e ilicitana. Desde hace años ya no es festivo el 17 de enero, por lo que los días principales se celebran el fin de semana siguiente a este. Al paso de los años y de los siglos esta fiesta ha sufrido altos y bajos, cambios en su desarrollo pero siempre se ha mantenido su espíritu y origen: actos religiosos previos como triduo en honor al Santo, volteo de campanas y cohetas al amanecer, realización de juegos infantiles y otras actividades para jóvenes y pequeños ( animación, concursos pintura, carrera de sacos, cintas con bicicleta, …)

El acto principal del sábado de fiestas es la procesión por la demarcación parroquial que, con los años ha ido creciendo y la posterior misa solemne en la parroquia. Al finalizar esta se dispara el castillo de fuegos artificiales y el otro gran evento es la tradicional Hoguera de San Antón en la ermita del Santo.

El domingo es el día de la Romería. La imagen del Santo parte desde su parroquia y durante años desde el Ayuntamiento también partía la Romería civil con las distintas comisiones de fiestas de otros barrios de Elche, asociaciones y autoridades. Ambas se unían en una intersección de Ciudad Jardín. A partir de aquí, se convertía en una sola Romería hacia la ermita, atravesando todo el «porrate» – feria, a la llegada a la ermita celebración de la misa y tras ella el tradicional almuerzo de hermandad ofrecido hoy día por la parroquia con la colaboración del ayuntamiento.

A medio día la imagen parte de regreso a su barrio y parroquia donde se celebra la tradicional bendición de animales a la puerta de su parroquia a la que gran número de ilicitanos e ilicitanas acuden con diversidad de mascotas para su bendición y recogida de los panecillos del Santo. Otros de los eventos era la rifa de una cerda, durante muchos años el cerdo que participaba en la romería era sorteado entre aquellos compraban papeletas. En la actualidad el sorteo se sigue haciendo pero en lugar de entregar el cerdo, se hace entrega de un importe en metálico, debido a las normativas de sanidad al respecto, entre otras.

Entre la ermita y el barrio se coloca desde los años 80 del s. XX una gran feria, que junto los puestos del «porrate» crean varios caminos de entretenimiento que unen la ermita con la barriada y la parroquia. Las familias y grupos de amigos continúan buscando sus sitios donde establecer sus mesas y sillas, hacer sus hogueras, comer y pasar el día de San Antón como hace siglos en familia y con amigos,, esta vez ya no en el campo, sino en los parques, huertos de palmeras o descampados que se pueden encontrar, puesto que el crecimiento de la ciudad sobrepasa ya la antigua ermita que estaba a un cuarto de legua de la villa. Más de 500 años de historia de una devoción vinculada directamente con la cultura y sentir de un pueblo, el ilicitano.

 

Bibliografía

Historia de Elche, Pedro Ibarra. 1895
Historia de Elche, Alejandro Ramos Folqués. 1987
Nuestra Tradiciones. Tomo I. PHACE.1984 – Los Gremios ilicitanos y sus fiestas patronales. Joan Castaño y S.Antón: 3 siglos de historia (1684-1983) V. Pastor Chillar
Archivo Parroquial San Antonio Abad. Elche
San Antonio Abad. De Egipto a Elche. T. Alarcón .2006
Wikipedia San Antón

Fotografías
Paco Ciclón – Alicante Hoy – Esto es Elche
Cátedra Pere Ibarra
Wikipedía T. Alarcón
La Costra.es

 

Datos de Interés

Programación

Miércoles 16 de enero

08.00 h. Volteo de campanas y cohetería.

17.30 h. Concurso de dibujo y modelaje en los salones parroquiales.

19.00 h. Primer día triduo.

Jueves 17 de enero. Día de nuestro patrón.

08.00 h. Volteo de campanas y cohetería.

19.00 h. Segundo día de triduo y celebración de misa por los difuntos de la parroquia. Al finalizar, visionado de diapositivas de fiestas anteriores en los salones parroquiales.

Viernes 18 de enero

08.00 h. Volteo de campanas y cohetería.

17.30 h. Teatro, en los salones parroquiales, a cargo del taller de teatro del Centro Social de San Antón.

19.00 h. Tercer día de triduo.

Fin de semana

Sábado 19 de enero

08.00 h. Volteo de campanas y cohetería.

11.00 h. Chocolate para todos en la plaza de la Iglesia, ofrecido por la Asociación de Vecinos.

A continuación, animación infantil a cargo del Ayuntamiento de Elche.

17.00 h. XX Trofeo de petanca organizado por Club Petanca San Antón.

18.30 h. Solemne procesión de San Antonio Abad.

20.00 h. Misa solemne.

21.00 h. Castillo de fuegos artificiales a cargo del Ayuntamiento de Elche.

00.00 h. Tradicional hoguera en los aledaños de la ermita.

Romería

Domingo 20 de enero

08.00 h. Volteo de campanas, cohetería y pasacalles por el barrio.

08.30 h. Misa en la Iglesia.

09.30 h. Salida del Santo en romería hasta su ermita. Al llegar, bendición de la coca y almuerzo.

12.00 h. Regreso del Santo en romería a su parroquia.

13.15 h. Aproximadamente, bendición de animales y a continuación rifa de la hucha del cerdo.

20.00 h. Traca fin de fiestas.