Siglo XVIII, cuando el aceite de oliva era la principal industria de Elche
En el año 1783 había en nuestra ciudad doscientas diez almazaras

15 de octubre de 2021

Vīdeo realizado por La Costra.es Televisión en el Museo de Pusol, donde se cuenta cómo se elaboraba el aceite en Elche desde el Siglo XVIII hasta la primera mitad del Siglo XX.

El Aceite de oliva como alimento, cosmético e iluminación 
En Elche hubo una gran producción de jabón desde finales de la Edad Media hasta bien entrado el Siglo XVIII

Texto: La Costra.es y Borja Guilló. Técnico del Museo de Pusol

Si hablamos del campo de Elche enseguida nos viene a la memoria su extenso palmeral Patrimonio de la Humanidad. Una parte importante de la economía ilicitana a lo largo de la historia ha estado ligada a sus palmeras y sobre todo a su industria, primero alpargatera y más tarde zapatera. Pero el extenso campo de Elche, no termina con sus palmeras. Un árbol que también formó y forma parte del paisaje y de la economía de esta tierra durante muchos siglos ha sido el olivo.

Los Olivares en Elche

En Elche, el olivo u olivera ha tenido un papel importante en la población. En torno al siglo XVIII este árbol ha sido una fuente de recursos para la sociedad de la época, que supo aprovechar sus frutos para obtener el aceite. Un aceite que iba destinado al consumo humano, a la iluminación, a la medicina y a la fabricación de jabón. El jabón fue otro pilar de la industria ilicitana que cesó su actividad a finales del Siglo XVIII. El jabón era el resultado de la mezcla de varias materias primas, entre ellas el aceite de oliva. En la elaboración de este producto, el aceite cumplía un papel importante, otorgando suavidad y un aroma fresco y agradable.

Como bien relata Borja Guilló técnico del Museo Escolar de Pusol: “El volumen de olivos era considerable. La gran superficie ocupada por los olivos, sumada al número de almazaras datadas en el siglo XVIII, cerca de 113, denotan el importante papel que jugaba este árbol mediterráneo en la economía de la villa”. De hecho, cuando empezaron a disminuir las exportaciones de jabón, la industria aceitera ilicitana y la de la provincia de Alicante comenzó a sentir un gran retroceso. El esplendor que alcanzó la elaboración del aceite de oliva en épocas pasadas entraría en decadencia en la segunda mitad del siglo XIX. De las 210 almazaras que contaba Elche en 1783, se pasó a 143 nueve años más tarde y en 1862 el municipio solo contaba con 41. Los agricultores ilicitanos fueron cambiando los olivares por grandes plantaciones de viñedos.

Los datos

De las 210 almazaras que tenía Elche en 1783, se pasó a 143 nueve años más tarde y en 1862 el municipio solo contaba con 41. Hasta mediados de 1950, Elche tenía en funcionamiento 25 molinos de aceite. En la actualidad cuenta con 4. Una de ellas con más de 200 años.

José de Cavanille. Año 1791

Escribió el botánico valenciano: «Las inmediaciones de Elche como un bosque dilatado de olivos”, concretando más adelante la extensión de los mismos en treinta mil tahúllas de tierra.

Libro de Gobierno de los Aceites en Elche. Año 1729.
Arxiu Històric Municipal Elx

Borja Guilló, Museo de Pusol. Nos habla de antigua industria del jabón en Elche

Dibujo de Elche. Revista Ilustración Española y Americana. Finales del Siglo XIX

El aceite llega a nosotros de la mano de los griegos y fenicios
Pero fueron los romanos los que mejoraron la producción y los árabes el sistema de riego

Almazara del siglo XVII. Grabado de Joan Stradamus Ygalle, primera mitad del siglo XVII

El oro líquido

Para conocer la historia del aceite de oliva hay que retroceder unos miles de años. Es en el Antiguo Egipto donde aparecen las primeras referencias documentales y arqueológicas más fiables sobre la aparición y el uso del aceite de oliva. Los egipcios otorgaban una gran importancia a este oro líquido, siendo la propia diosa Isis la encargada de enseñar a los hombres el cultivo del olivo.

El aceite llegó a nuestras tierras de la mano de los fenicios o los griegos. Fueron éstos los que enseñaron a los habitantes de esta zona a moler la aceituna y a extraer el aceite. Los romanos mejoraron la producción del aceite y su posterior traslado en ánforas de los campos de Colonia Iulia Illice Augusta a Roma.

El término “Aceite” proviene de “Al-zayt” que significa Zumo natural surgido de la aceituna; o que “Almazara” proviene de “Al-ma`sara” que significa “Molino de aceite”

Pero fueron los árabes los que crearon las almazaras, enriquecieron con sus plantaciones el campo de Elche, fueron ellos los que mejoraron el sistema de riego, cosecharon la aceituna y elaboraron el aceite. El aceite de oliva que más tarde sería una de las primeras industrias ilicitanas. El término “Aceite” proviene de “Al-zayt” que significa Zumo natural surgido de la aceituna; o que “Almazara” proviene de “Al-ma`sara” que significa “Molino de aceite”

 

En el Siglo XVIII la industria aceitera alcanza su mayor esplendor en Elche
Había contabilizadas 210 almazaras

Restos de una almazara de aceite del Siglo XVIII. Palacio Altamira Elche. Foto La Costra.es

El viaje del botánico Cavanilles a Elche y los franciscanos

Quizá, si algunos ilicitanos le contáramos que hace más de dos siglos Elche fue una gran productora de aceite, más que Jaén, se extrañarían; pero así fue. En el Siglo XIV entorno a esta población mediterránea, en el área de regadío había cultivo de huerta, pero también viñas y olivares. A finales del Siglo XVIII Elche contaba con 20 mil habitantes y su economía dependía en su gran mayoría de la agricultura. Más de tres mil familias se dedicaban al campo y entre ellas al cultivo y la elaboración del aceite de oliva. En 1783 la elaboración del aceite en Elche era una de las industrias que más destacaba, solo en la ciudad había más de doscientos molinos, estaban situados junto a las acequias, en los alrededores de la ciudad, dentro de la Vila Murada o en los nuevos barrios emergentes como los de Sarabia y Conrado.

Dentro del foso que está en el interior del Palacio de Altamira, hoy se pueden ver los restos de una almazara o molino de aceite que se edificó en este lugar a mitad del Siglo XVIII. En este mismo siglo, concretamente en 1791, nos visitó por orden del Rey Carlos IV el botánico y naturalista Antonio José de Cavanilles para examinar los vegetales que había en Elche y esta visita la describe: “las inmediaciones de Elche como un bosque dilatado de olivos”, concretando más adelante la extensión de los mismos en treinta mil tahúllas de tierra.

En 1745 el franciscano Juan Altamiras, ejerció como cocinero en el convento de San Diego en Zaragoza. El fraile escribió un libro de recetas muy populares, titulado Nuevo arte de cocina: sacado de la escuela de la experiencia económica. Este ejemplar tuvo una repercusión notable en toda España. En el recetario Altamiras populariza aún más el aceite al incluirlo en muchas de las recetas que aparecen en su libro, platos que hasta la fecha se elaboraban con manteca. Estas recetas llegarían hasta Elche, donde los franciscanos del convento de San José, la difundieron a la población ilicitana, entre estos platos pudo estar el típico Arroz con costra.

Recogida de la oliva en los campos de Elche. Años 50 del  siglo pasado. Archivo Museo de Pusol

Un negocio familiar

El trabajo de los agricultores que se han dedicado a la elaboración del aceite de oliva en Elche, ha ido evolucionando con el paso de los siglos; del trabajo tradicional a la mecanización y las revoluciones tecnológicas del Siglo XXI. Si recordamos su historia ésta nos cuenta que los olivareros llevaban a cabo la recogida de la aceituna de manera manual. Entre noviembre y diciembre se recogía la oliva, un trabajo puramente manual donde participaba toda la familia.

Museo de historia del aceite en Elche. Almazara El Tendre. Foto La Costra.es

Las almazaras ilicitanas del Siglo XXI y un AOVE de calidad premium

Hablar de aceite de oliva, es hablar de siglos y siglos de elaboración y consumo en nuestra ciudad. Es hablar de la cultura gastronómica mediterránea, de la historia de Elche y de uno de sus productos gourmet de primer nivel.

Almazaras como la de El Tendre, tiene 200 años, la más antigua de Elche; la de Candela; Maitino o El Envero son hoy en día los grandes productores de aceite junto a Natur Dama AOVE ecológico. Unos aceites que han ido mejorando hasta convertirse en unos zumos verdaderamente sorprendentes. Algunos de ellos premiados como el Esencia Ecológico de Maitino, galardonado en el concurso internacional Ecotrama 2021, como uno de los mejores aceites ecológicos.

 

Reportaje elaborado por la Almazara El Tendre de Elche

El aceite de oliva en la cocina ilicitana

El aceite de oliva participa en los platos con carácter mediterráneo, en las recetas centenarias que se elaboran en la ciudad de las palmeras y de los olivares. Autores como Georges Duhamel hablan del aceite de oliva y de su carácter mediterráneo diciendo que: “El mediterráneo acaba donde el olivo deja de crecer”. La idea de cocina  ilicitana no se entiende sin este producto. Una cocina representada en gran medida por sus arroces, que evocan de forma natural el olor del aceite de oliva. Arroces hechos a leña y con el sabor de muchos siglos de tradición aceitera, como los que elabora el Restaurante Cachito.

Arroz con conejo y caracoles, cocina típica elaborada con sarmientos. Plato típico del Camp d’ Elx. Elaborado por  Noelia Pascual de Restaurante Cachito, ganadora de la World Paella Day Cup